Vagina Artificial.

Vagina Artificial.
El tubo negro en el centro de la foto es rígido y tiene un tubito por el que se puede meter agua caliente (40 a 45 °C). La funda en forma de tubo que hay encima se pone dentro del tubo negro y los extremos se revierten sobre el tubo negro y se sujeta con gomas a ambos lados. Ahora se puede meter el agua caliente, que quedará entre el tubo negro y la funda interior (fijando el tubito con una mordaza). El tubo de centrifugación que recogerá el semen se conecta a la funda que tiene forma de embudo, que a su vez se conecta a la vagina artificial.

Smith MC (2006)