Amarrando la Vaca.

Amarrando la Vaca.
Después de haber determinado que hay suficiente espacio para extraer el ternero por vía vaginal, la vaca es tumbada en decúbito (preferiblemente) lateral derecho. Esto 1) permite que los miembros posteriores de la vaca se dirijan hacia delante, lo cual agranda el diámetro operativo de la pelvis; 2) permite que la novilla abra levemente sus miembros y distienda la cartilaginosa sínfisis púbica; 3) ayuda al ternero a salir por el canal del parto en un plano paralelo al piso, en vez de tener que levantarlo del fondo del abdomen - contra la fuerza de gravedad - para entrar al espacio pélvico; 4) virtualmente todas las vacas caen durante la segunda etapa del parto, por consiguiente es mejor tumbarlas de una manera preseleccionada con suficiente espacio detrás de la vaca para asistirla.

Drost M (1983)